El LUGAR de la narración

El lugar de la narración es el espacio físico en el que se desarrolla la acción de una historia.

.

Cómo elegir un lugar

A la hora de pensar en los lugares que aparecerán en la narración, hay que tener en cuenta lo que va a ocurrir allí, quiénes serán los personajes y, sobre todo, en qué época se situarán los hechos, puesto que tiene que ser coherente con todos los elementos de la narración.

.
En ese sentido, conocer la relación de nuestros personajes con su ambiente nos ayudará a que nuestra historia sea más creíble, por eso debemos pensar en qué lugar nacieron y en cuál viven, aunque ni siquiera lo mencionemos en el texto final.

.
El espacio físico tiene que enfatizar de algún modo la situación de lo que se cuenta. Esto se consigue o bien incidiendo en la acción, o bien contrastando con ella. Por ejemplo, si estás contando la soledad de un personaje, puedes situarlo en un espacio que incida en lo que se cuenta, como un sitio gris y melancólico, o puedes hacer que ocurra en un lugar que contraste con la acción, como una fiesta llena de gente.

.

Consejos:
1. Al seleccionar un espacio físico para tus historias, pregúntate siempre por qué has elegido ese sitio y no otro.
2. Antes de decidirte por un lugar, prueba a situar lo que ocurre en tus narraciones en diferentes decorados para encontrar el más acertado.
.

.

Tipos de lugares

Los lugares en los que se desarrolla una narración pueden ser de muchas clases: exteriores, reales, imaginarios, mágicos… Elegiremos uno u otro según el tema y el tipo de historia que vayamos a contar.

.
Los lugares de la narración pueden ser:.

Lugar real. Situar la acción en un lugar real y conocido para nosotros facilita que nuestra historia sea coherente..

Consejo:
Haz una lista de lugares que conozcas bien con una breve descripción para cuando necesites encontrar un ambiente adecuado a tus escritos. Pueden ser pueblos o ciudades, pero también cualquier rincón, un bar, la estación del tren, etc.

.

También se puede situar una escena en un lugar real que no conozcamos, pero para eso hace falta informarse bien sobre ese sitio.

.

Lugar no real. Una técnica para imaginar un lugar inexistente pero verosímil es fusionar varios sitios que conozcas para crear uno inventado. Si tu lista de lugares conocidos es muy extensa, eso te facilitará poder tomar algo de cada uno para imaginar uno nuevo.

.
.
Además, hay espacios abiertos al aire libre y otros cerrados entre paredes. Aquí tienes una lista con varios ejemplos.

.
.
Ejemplos de espacios cerrados:

– Un vagón de tren
– La sala de espera de un hospital
– Un ascensor
– Una sauna
– Una floristería

..
.
Ejemplos de espacios abiertos:

.
– La cumbre de una montaña
– Una calle llena de gente
– Un desierto
– Una playa en invierno
– Un bosque muy tupido

.

.
Por otra parte, los lugares que aparecen en una historia pueden tener nombres inventados o reales, incluso pueden ser genéricos y no tener un nombre concreto (como la playa, el bosque o una ciudad sin determinar cuál). Los nombres inventados pueden elegirse al azar o pueden simbolizar algo, como “Villafranca de los Valientes”, pueblo en el que sus habitantes se caracterizan por ser valerosos y francos..

.
Consejo:
Ten en cuenta que si bien puedes conseguir que el lector se identifique con tu texto al reconocer los lugares, el exceso de nombres suele hacer que un escrito resulte pesado.

..

.

Cómo describir los lugares de una narración

.
Para que la descripción de lugares sea eficaz, hay que detallar todo aquello que el lector necesita para comprender la historia, ni elementos de más, ni elementos de menos, y evitar los párrafos demasiado extensos y detallados que crean un clima monótono.

.

Los lugares que figuran en una narración deben ser imprescindibles, si no, es mejor no mencionarlos. Es decir, deben describirse solo aquellos que tengan que aparecer por algún motivo. Incluso hay historias que pueden contarse con más fuerza si no se las sitúa en ningún espacio físico.

.

La descripción de un lugar puede hacerse de manera objetiva, es decir, contando exactamente cómo es, o de forma subjetiva, explicando cómo lo vería alguien en una situación concreta. Por ejemplo, una playa descrita de forma subjetiva por un pescador y por una adolescente enamorada tendrían un resultado muy diferente.

.

Por otro lado, los lugares pueden ser descritos directamente por el narrador que cuenta la historia o también a través de los diálogos de los personajes.

.

Consejo:
No añadas detalles que parezcan bonitos pero que no sean necesarios. Recuerda que en tu historia no tiene por qué aparecer todo lo que tú sabes de ese lugar, aunque conocer a fondo los espacios físicos de tus narraciones te ayudará a describirlos mejor.

.

.
Ficha para los lugares de una narración

 

  • ¿De qué lugar se trata?
  • ¿Qué ocurre en ese sitio?
  • ¿Es un sitio abierto o cerrado, grande o pequeño, hay luz natural…?
  • ¿Por qué has elegido ese lugar?
  • ¿Se va a describir de manera objetiva o subjetiva?
  • Si se hará de forma subjetiva, ¿desde el punto de vista de quién se describirá: de un personaje,
    del narrador…?
  • ¿Se tratará de un lugar determinado (por ejemplo, SantiagoEl libro de mi creatividad literaria o Madrid) o indeterminado (como la playa o el desierto)?
  • ¿Será un lugar ficticio o real?
  • ¿Cómo se caracterizará este espacio: directamente con las descripciones del narrador, por los diálogos de los personajes, extrayéndolo de la misma narración a través de detalles…?

 

 

Extraído de EL LIBRO DE MI CREATIVIDAD LITERARIA

MAENA GARCÍA ESTRADA. Ediciones Obelisco

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*