Errores de maquetación que destrozan un buen diseño (3): líneas viudas y huérfanas

Esta entrada es continuación de:  Errores de maquetación (1):  líneas cortas incorrectas, Errores de maquetación (2):  calles o callejones.

 

 

Dos de los errores que más afean la maquetación de un texto y que más estropean un buen diseño son las líneas viudas y las líneas huérfanas.

 

.
Llamamos línea viuda a la…

…línea última de un párrafo que queda sola al principio de una nueva página o de una nueva columna.

Real Academia Española (http://dle.rae.es/?id=NMmmxZf)

 

Esto ocurre cuando al maquetar, nos queda a final de página o columna todo un párrafo excepto su última línea, que pasa a ser la primera de la página o columna siguiente.

.

.
Y llamamos línea huérfana a la…

…línea primera de un párrafo que queda sola al final de una página o de una columna.

Real Academia Española (http://dle.rae.es/?id=NMmmxZf)

 

Las líneas huérfanas aparecen cuando al maquetar una página de texto, nos queda a final de página la primera línea de un párrafo, de modo que todas las demás líneas de ese párrafo pasan a la página o columna siguiente.

 

lineas-viudas-y-huerfanasAunque algunas editoriales las admitan en sus libros, especialmente las huérfanas, ambas son incorrectas porque afean el diseño de la página y dificultan la lectura, por lo que deberíamos intentar evitarlas en cualquier maquetación.

 

La solución más fácil y rápida, pero la más desaconsejada es añadir o quitar alguna palabra para que aumente o disminuya el número de líneas de los párrafos anteriores. Es la más desaconsejada porque el maquetista no debería modificar nunca el texto ya corregido, puesto que puede cambiar de algún modo el contenido y el estilo del autor e, incluso, puede introducir en un texto que ya ha sido revisado por el corrector de estilo, errores gramaticales o tipográficos que no había antes de maquetar.

 

La forma más adecuada de subsanar ambos errores es haciendo un recorrido (pulsa aquí para ver lo que es un “recorrido”)  en los párrafos anteriores para lograr que o bien “suba” una línea, es decir, se reduzca una línea, o bien “baje” una línea, en cuyo caso aumentaremos una línea a algún párrafo para que haya una más.

 

Tras hacer el recorrido adecuado, debemos revisar que no hayamos dejado en otros párrafos anteriores viudas o huérfanas, sobre todo si hemos hecho un recorrido muy largo, es decir, que hayamos tenido que subir o bajar una línea varias páginas antes, puesto que al aumentar o disminuir líneas en una página o columna, también lo hará en las siguientes.

 

Además, en párrafos separados por una línea de blanco, se habrá de tener en cuenta que para que desaparezcan las viudas y huérfanas muchas veces necesitaremos subir o bajar dos líneas en lugar de una.

 

.
Pero hay situaciones en las que resulta imposible solucionarlo haciendo recorridos, por ejemplo, si el problema se nos presenta en la primera página de un capítulo dentro de un libro cuyos capítulos comienzan en página impar o siguiente. Entonces, probablemente, no habrá más remedio que admitirlas, en cuyo caso se hará conforme a las siguientes indicaciones:

 

    • 1. Siempre es preferible una línea huérfana que una viuda, pero si no encontráramos otra solución, solo dejaremos una viuda si llena toda la línea, es decir, si no es una línea corta, pues de este modo el defecto queda más disimulado. (Ver Líneas cortas incorrectas)

 

    • 2. En párrafos separados por una línea de blanco o cuya primer línea de párrafo inicia con sangría, tanto viudas como huérfanas deberían evitarse siempre, pues dichos blancos resaltarían estos errores.

 

 

Esta entrada continúa en:   Errores de maquetación (4): espaciado mal repartido y Errores de maquetación (5): Partición incorrecta de líneas

 .

 .

 .

  4 comments for “Errores de maquetación que destrozan un buen diseño (3): líneas viudas y huérfanas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*