Estructura interna de la narración

La estructura interna es la manera de distribuir los sucesos en una narración. En este sentido los relatos suelen presentar tres partes: planteamiento, nudo y desenlace.

  • En el planteamiento aparecen los elementos y personajes fundamentales y se sitúan los hechos en un lugar y en un tiempo determinados, es decir, se presentan los fundamentos de lo que será la narración.
  • En el nudo surge y se desarrolla el conflicto. Es el momento de mayor interés, el momento de la intriga.
  • En el desenlace se resuelve la intriga.

 

Según el final, la estructura puede ser abierta o cerrada.

  • En una narración de estructura abierta (o final abierto), la acción se interrumpe antes de llegar al desenlace; el lector no sabe como termina el relato y tiene que imaginarse el final.
  • La estructura cerrada se da cuando la narración tiene un final y no admite otra continuación.

 

 

Según el orden en que se narran los hechos puede hablarse de estructura lineal o estructura no lineal.

emails a una joven poeta

  • En la estructura lineal los hechos se suceden siguiendo un orden cronológico.

 

  • En la estructura no lineal se rompe el orden cronológico, especialmente para intercalar escenas del pasado en el presente (saltos atrás, saltos adelante, vacíos temporales).

 

 

Post navigation

  4 comments for “Estructura interna de la narración

  1. 31 julio, 2017 at 22:33

    Hola

  2. Victor
    4 abril, 2019 at 19:16

    Hola qué tal, mi nombre es Víctor quería aclarar una duda al respecto sobre el ritmo narrativo, este se refiere a las acciones que hacen los personajes??
    Por ejemplo: si corren, saltan, bailan, persecuciones, en fin, acciones a gran velocidad, este sería ritmo narrativo rápido??
    Y en oposición si estos personajes: caminan despacio, desayunan lentamente, duermen, conversan, piensan, todo acciones lentas, será ritmo narrativo lento??
    Y si el ritmo narrativo no es lo que he citado, que es entonces?? Gracias por su respuesta, éxitos y bendiciones

    • Nico
      14 mayo, 2019 at 20:16

      Hola Victor, sin ser un experto te cuento un poco lo que entiendo por ritmo.
      No refiere a la velocidad de las acciones, sino a la manera de contarlas. Un ritmo narrativo lento tiene mucha descripción alrededor de una acción, pone el foco en todo lo que rodea esa acción, aunque el texto sigue avanzando. Hay mucho contenido que nos explica los porqué, los cómo, los quienes, más que focalizarse en «qué» va pasando en la historia.
      En cambio un ritmo más rápido, nos lleva de una acción a otra, y a otra, generando esa ansiedad típica de los últimos capítulos de un thriller. Ya el foco se corre de las descripciónes y los «comos» para pasar a la acción pura. El lector quiere saber que va a pasar, como avanza la historia. No es la velocidad de las acciones, sino la velocidad que se da entre las acciones.
      Espero haberte ayudado
      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*