Propuesta 101 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

taller-de-creatividad-literaria-101Esta propuesta consiste en que escribáis una historia de máximo 2.000 caracteres cuya primera frase sea el famoso relato hiperbreve de Augusto Monterroso:

.
” Y cuando abrió los ojos, el dinosaurio todavía estaba allí.”

 


Por favor, recordad que vuestros textos no deben sobrepasar la extensión indicada y que debéis realizar un comentario constructivo a los textos de otros participantes.
.

.Recordad que para contar los caracteres de un texto, podéis usar el menú Herramientas de Word o cualquier contador de caracteres en línea como estos:

 

 

.
Enviad vuestros textos en el espacio para los comentarios.

Para ver todo el taller de Creatividad literaria, pulsa AQUÍ.

.

 

.

.

.

El libro de mis buenos momentos

EL LIBRO DE MIS BUENOS MOMENTOS
*
Un libro para escribir
más de quinientas situaciones que te ayudarán
a recordar los mejores momentos de tu vida.
*
 Este libro es una herramienta para capturar con palabras nuestros buenos momentos contando las sensaciones que nos hacen vivir y los detalles necesarios para evitar que caigan en el olvido.
*
Contempla unas quinientas situaciones que todos hemos vivido o viviremos, con varias preguntas para cada una de ellas cuyas respuestas nos permitirán captar y disfrutar con más intensidad esos instantes irremplazables.
*
libros para escribir y luego leer

  2 comentarios en “Propuesta 101 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

  1. Narradora de Cuentos
    18 Diciembre, 2016 at 09:21

    Y cuando abrió los ojos, el dinosaurio todavía estaba allí, aturdido, inerte al lado de su madre muerta.
    La noche cobijó su duelo, permitiendo pasara las últimas horas al abrigo de quién le dio la vida. Ahora solo, se preguntaba cómo sobreviviría, sin ser consciente de que su especie sería borrada de la faz de la tierra.
    Se retiró adentrándose en el bosque, dejando un sendero de huellas, para su estudio en la posteridad desconocedor del interés que acabaría suscitando su especie.
    Permaneció mucho tiempo bajo el hechizo de la huida, alejándose del entorno de destrucción y muerte en el que su madre exhaló el último suspiro. Alcanzó lo alto de la gran loma exhausto y se abandonó al descanso, el atardecer trajo consigo sosiego y un optimismo en el, nuevo.
    Decidió afrontar esa nueva etapa sin miedos y empezó a mirar el bello mundo en el que habitaba desde otra realidad, la de saberse solo y por tanto libre.
    Se dio cuenta de insignificantes detalles, que la naturaleza había ocultado hasta entonces a sus ojos, y fue como si la vida brotara, manara con una rotundidad fascinante a su alrededor.
    Vio los cielos cruzarse de aves, los ríos regar a los valles, la frondosa exhuberancia de la flora, poblando un entorno de ensueño y el resto de criaturas nacer, crecer y reproducirse en el maravilloso ciclo de la vida…
    Un temblor terrestre le alertó al instante, sus ojos vidriosos escrutaron atentos, sus músculos quedaron rígidos, expectantes a cualquier amenaza, el temblor volvió a manifestar un peligro latente, las brumas de la noche desplegaron su manto y en aquel umbral por un instante apocalíptico, se perfila ante sus ojos, la silueta de uno de los últimos maravillosos ejemplares de ” Tyrannosaurus ” hembra …

  2. Sandra Carrion Estay
    6 Enero, 2017 at 00:45

    Y cuando abriò los ojos, el dinosaurio estaba todavia allì, esperando y vigilando que despertara, luego de la brutal caìda, que lo librò de ser comida del màs feroz y despiadado depredador.
    _ Hola Diplus saluda a su amigo, dinosaurio Diplodocus, con un hilo de voz
    _ ¡Hola Protito! responde angustiado ¿Còmo te sientes?
    _ Como si me hubieran apaleado. Tuve un sueño horroso, mejor dicho una pesadilla, no quiero ni recordarla, tenìa que
    correr por mi vida. ¿Por què estamos en èste lugar Diplus?
    _ Protito,… no tuviste una pesadilla, fue la realidad. De repente se nos apareciò un Tiranosaurio hambriento y se fue
    contra ti, y tù corriste como jamàs imaginè que podrìas correr y te caìste por esta fosa; que te salvò de la mandìbula de
    la fiera, pero no del tremendo costalazo.
    _ Me duele todo amigo ¿Y ahora me busca Diplus? pregunta afligido y temeroso
    _ No, no, la fosa es muy estrecha y profunda para èl ¡Calmate!. No tenìa paciencia y encontrò a otros desafortunados que
    saciaron su voracidad innata. Yo me di una tremenda vuelta, que me tomò mucho tiempo para llegar a ti. Y mientras
    dormìas, inspeccionè los alredores, y en mi camino hacia ti, no me topè con ningùn peligro.
    _ Eres muy buen amigo, pero tu demora en llegar aquì no me tranquiliza. Tu tamaño y tu peso dificultan la prontitud y
    creo que me rompì una pata… ¿Sabes? me alegra que seamos herbìvoros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*