Propuesta 106 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

taller-de-creatividad-literaria-106Redactad una historia de máximo 2.500 caracteres en la que aparezcan relacionadas las siguientes palabras:
 

Rueda
Lluvia
Patata
Selva
Silla
Soledad
Envidia


.

.Recordad que para contar los caracteres de un texto, podéis usar el menú Herramientas de Word o cualquier contador de caracteres en línea como estos:

 


Enviad vuestros textos en el espacio para los comentarios.

Para ver todo el taller de Creatividad literaria, pulsa AQUÍ.

.

.

El libro de mi creatividad literaria

EL LIBRO DE MI CREATIVIDAD LITERARIA
*
Un libro con más
de cien propuestas
para desarrollar tu creatividad
escribiendo historias.
*
Completar las más de cien propuestas de redacción de El libro de mi creatividad literaria ayuda a aumentar nuestra capacidad de invención y guía paso a paso para aprender a escribir historias originales y coherentes.
*

  2 comments for “Propuesta 106 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

  1. Narradora de Cuentos
    4 Enero, 2017 at 23:13

    Desde la soledad de su cocina, colocó la silla en el rincón y refugiada al calor de un rayo de sol que se coló por la ventana, siguió ensimismada rememorando el pasado, mientras pelaba la última patata, de una alacena que clamaba a gritos alimentos.
    El sol se veló un instante por las nubes, y la repentina humedad se apoderó de nuevo de la estancia, devolviéndola a la realidad, se preguntó una vez más, el por qué la gente envidia tan a menudo, una vida de poder y lujo, cuando ella la tuvo y no dudó en abandonarla, dando un completo giro y una vuelta inesperada a su vida…
    El sol reapareció caldeándole el cuerpo, y su alma voló a aquella cálida tarde de agosto, en la que un paseo placido en el recién estrenado ” Rolls-Royce ” de Thomas Schott, pretendía ser la antesala al posterior colofón, de una pedida de mano, que parecía llenar de regocijo a todo el condado, y que en mi ignorancia soñé con que papá nunca consintiera en anunciar. Pero el anuncio era inminente y allí estaba yo estrenando el último capricho, con el que mi pronto recién estrenado prometido, quería elevar el día, a una jornada difícil de olvidar.
    Y efectivamente así fue, la tarde palideció repentinamente, y la lluvia hizo presencia junto al ocaso. La enorme finca de mi familia, apenas conocida por Thomas la última primavera en sendos paseos a caballo, se convirtió de pronto, en una ” selva desconocida “, en un terreno incierto, en el que el Rolls pareció perder prestancia y convertirse en un torpe vehículo, incapaz de trazar con regularidad, una senda por la que devolver a la pareja, a refugio seguro. Tras unos minutos que se les antojaron eternos, pareció abrirse un claro en el camino y decidido Thomas aceleró instintivamente,
    Poco duró la euforia, al instante se produjo el incidente, la rueda trasera se precipitó a un pequeńo socavón, que obstinado impedía culminar dignamente, la memorable jornada. Aceleró en varios desafortunados intentos de salvar su orgullo, pero la lluvia se intensificó por momentos y con ella el fango, arruinó cualquier opción que le rescatara de aquella humillante situación.

    Lo más granado de el condado de Bristol, se reunió de nuevo en un bello día, que prometía por fin acompañar la pompa del anuncio y del festejo. Para entonces yo estaba en un tren, con destino al puerto de Queenstown con el corazón exultante y libre y el alma embarcada ya, en la aventura más emocionante de mi vida, apretando entre mis manos un modesto pasaje en tercera, en el Titanic, dispuesta a rehacer mi vida al otro lado del Atlántico.

    Sonreí, con la mirada baja, fija en un plato desportillado, una yema cortada y una patata disfrazada por el capricho de la sangre, en remolacha… Sonreí por un camino escogido, que negó lujos, y que sobreviviendo a una terrible experiencia, propició el amor verdadero, truncado tan solo al final de un largo trayecto juntos, de casi cincuenta años.
    Todo, incluso la humedad de aquella fría cocina, sentí había merecido la pena.

  2. Sandra Carrion Estay
    10 Enero, 2017 at 04:38

    Son las 18:00 horas, Soledad termina su jornada laboral. Va hacia el estacionamiento, lo que le provoca una sensaciòn de agrado, pues se dirige a subirse a su auto. Su automòvil es producto del trabajo, esfuerzo y ahorro, de los ùltimos años. Comprò el vehìculo al contado, lo que indica que es una mujer tenaz; con objetivos claros.
    Luego comenzarà la lluvia, anunciaron un temporal muy fuerte que empezarìa tipo 19:00 horas. Por lo mismo es que quiere volver a su casa luego, pues no le gusta manejar con lluvia y no aceptò la invitaciòn de su compañera de trabajo, a un Pub, de un lugar cercano al trabajo. Subiò muy contenta a su automòvil, sabiendo que despertaba la envidia de su compañera, que la invita como sebo para enganchar a algùn muchacho, porque es muy atractiva. La selva de vehìculos ocasiona atochamientos inevitables y el manejar frenando constantemente causa la indignaciòn de muchos conductores y este incesante ritmo, originò que en el auto de Soledad, una de las ruedas delanteras se aflojara y el motor se parara… quedò en pana. Esto ocasionò que los otros conductores, ya estresados por los tacos, la insultaran, fueran groseros y le dirigieran palabrotas, por no hacer andar el auto… Ella pensaba que a las 18:30 horas estarìa en su departamento, sentada en su silla favorita, comiendo papas fritas y oyendo su programa preferido… Son las 20:40 horas, llueve a càntaros y todavìa no sale de la autopista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*