Propuesta 111 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

taller-de-creatividad-literaria-111Antes de decidir cuál es el lugar en el que ocurren las historias que escribáis, debéis probar a situar lo que sucede en diferentes decorados para encontrar el más acertado.

.

Imaginad a un personaje que de pronto se da cuenta de que le han tendido una trampa que le llevará a figurar como un asesino, así que se siente muy agobiado y en ese momento le da un infarto.


Ahora describid en un máximos de 2.500 caracteres dos lugares muy diferentes en los que podría desarrollarse esa escena.


.

© De El libro de mi creatividad literaria. Ediciones Obelisco

 

 

.
.Recordad que para contar los caracteres de un texto, podéis usar el menú Herramientas de Word o cualquier contador de caracteres en línea como estos:

 


Enviad vuestros textos en el espacio para los comentarios.

Para ver todo el taller de Creatividad literaria, pulsa AQUÍ.

 

 

.

 

 

 

.

El libro de mi creatividad literaria

EL LIBRO DE MI CREATIVIDAD LITERARIA
*
Un libro con más
de cien propuestas
para desarrollar tu creatividad
escribiendo historias.
*
Completar las más de cien propuestas de redacción de El libro de mi creatividad literaria ayuda a aumentar nuestra capacidad de invención y guía paso a paso para aprender a escribir historias originales y coherentes.
*

  1 comment for “Propuesta 111 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

  1. Sandra Carrion Estay
    18 enero, 2017 at 07:36

    Hay un cadáver de mujer; de unos 30 años de edad, con claros signos de que hubo una pelea y que con un golpe en la cabeza, quizás accidental, le debe haber ocasionado la muerte informa la agente policial al investigador a cargo del caso__ El departamento está muy revuelto, pero no hay indicios de haber forzado la entrada, por tanto los policias indagan sobre el círculo de gente cercana a la occisa.
    _ Señor Fuentes, la policía lo busca _avisa la secretaria a su jefe

    _ ¿Y que quiere la policía conmigo, Yesica,?
    _ No sé señor, ¿Los hago pasar?
    _ Sí, sí…
    Los investigadores entran a la oficina de Carlos Fuentes: un hombre alto, delgado, de pelo cano, atractivo, que no pasa los 50 años. Es el director de una renombrada agencia de modelos y la víctima trabajó un tiempo ahí.
    _ Señor Fuentes, tenemos entendido que usted mantenía una relación amorosa y laboral con la señorita Romano.
    _ Así es señores, pero ¿Podrían decirme a qué vienen?
    _ La señorita Romano fue encontrada muerta, tal vez asesinada, ayer en su departamento de la calle Lastarria los investigadores ponen mucha atención en la reacción de Carlos Fuentes, quien tiene que sentarse al recibir la noticia
    _ ¿Cuándo vio por última vez a la señorita Romano, señor Fuentes?
    _ ¿Qué le pasó? … No nos vemos hace más de un mes, ¿Dónde está? ¿Puedo verla?
    _ Nos informamos que usted fue al departamento ayer, antes del medio día.
    _ ¡Ah! sí, lo había olvidado.
    _ Muy conveniente su olvido, pero ¿A que fue? muy escéptico el policía
    _ No vi a Marina, recibí una llamada de parte de ella, pidiéndome que valla a verla… No finalizamos nuestra relación en buenos términos.
    _ Eso es evidente señor Fuentes.
    _ ¿Ustedes creen qué yo la mate? ¿Por qué lo haría?
    _ Es lo que vamos a averiguar, acompáñenos al cuartel señor Fuentes.
    _ Llama a nuestro abogado Yesica.
    _ Cancelo su visita al cardiologo señor pregunta la secretaria en el momento que va saliendo de la oficina, muy pálido
    _ No, yo creo que vuelvo a tiempo para asistir a la consulta.
    En el cuartel, luego de varias horas de interrogación, y ver que el abogado y pareja de Yesica, ¡No llega!, se percata que la llamada la pasó Yesica, pero a la policía le dijo que él, no recibió ninguna llamada de parte de Marina y también ella tenía las llaves del departamento de Marina, pues él se las pasó para que se las entregara a Marina… ¡Esto es una trampa!, pero ¿Por qué?… y en ese instante le viene un ataque al corazón y cae de bruces con un infarto fulminante, ante la incredulidad de los oficiales policiales, que no saben a que atenerse…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *