Propuesta 149 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

taller de creatividad literaria-149Escribid un texto de máximo 2.000 caracteres con la forma y género que queráis cuyo tema sea “los propósitos para el nuevo año”.

 
.

Recordad que para contar los caracteres de un texto, podéis usar el menú Herramientas de Word o cualquier contador de caracteres en línea como estos:

 

 

 


Enviad vuestros textos en el espacio para los comentarios.

Para ver todo el taller de Creatividad literaria, pulsa AQUÍ.

.

.

 . © El libro de mi creatividad literaria. Ediciones Obelisco

.

El libro de nuestro amor

EL LIBRO DE  NUESTRO AMOR

*
Un libro
para escribir
en pareja
y conocerse mejor.
*
 Ya que no se puede amar de verdad lo que no se conoce, completar entre dos El libro de nuestro amor ayuda a fortalecer los lazos que unen a cualquier pareja.
*
En sus páginas se proponen cientos de preguntas formuladas de modo que el libro puede ser escrito por cualquier pareja que se ame, independientemente de su edad, sexo o conocimientos.
*
libros para escribir y luego leer

  1 comment for “Propuesta 149 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

  1. Naddia
    11 enero, 2018 at 23:12

    El comienzo de año siempre ha sido un momento estresante y mi primer propósito es siempre conseguir comer las doce uvas. El motivo de por qué en España se practica este ritual no acaba de estar claro y hay diversas hipótesis siendo la más oída la de un excedente de uvas en un año muy lejano, pero sea cual sea la razón, lo cierto es que mi primera misión del año es ingerir las doce uvas sin atragantarme. La verdad es que siempre he tenido una gran preocupación por el atragantamiento y esto se retrotraen a una noticia que leí cuando era una niña: una actriz estaba comiendo un chuletón en un restaurante con su hija y de repente se atragantó. No era un tema del que se hablara a menudo. Ahora se sabe que es importante hacer la maniobra de Heimlich, apretar el abdomen con los puños y así liberar las vías respiratorias. Pero eso es ahora, pero en aquel momento, la actriz se murió porque nadie supo ayudarla a extraer un trozo de chuletón y yo me quedé traumatizada para siempre. Las alegres uvas de Fin de Año comenzaron a ser un gran problema para mí que imaginaba una terrible muerte por ahogamiento mientras todos brindaban con champán.
    No sabría decir en qué año comencé a pelar las uvas y extraer las semillas, un laborioso proceso antes de las campanadas, sobre todo porque cada vez se apuntaba más gente a esta opción y pelar y extraer para cinco suponía hablar de ¡¡¡sesenta uvas!!! Pasado el tiempo fueron apareciendo uvas envasadas y al final hasta uvas sin semillas aunque hay que pelarlas,cierto, pero saben mejor que las enlatadas. A veces creo que son transgénicas, y otras veces creo que soy algo exagerada, pero sigo con mi ritual de Fin de Año una vez y otra. Con todo este trasiego ¿puede alguien tener grandes propósitos para el Año Nuevo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *