Propuesta 166 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

taller de creatividad literaria-166Quien cuenta la historia puede ser un observador que ve lo que ocurre pero no tiene más información que lo que está viendo.

.


Suponed que os acabáis de mudar de vivienda y no conocéis a vuestros vecinos, pero un día os asomáis a la ventana y veis un robo en la casa de enfrente.

Escribidlo en un texto de máximo 2.000 caracteres contado en primera persona, como si se lo estuvierais explicando a alguien.
.

.

© De El libro de mi creatividad literaria. Ediciones Obelisco

 

Si necesitáis recordar cómo puede ser el punto de vista del narrador, leed este artículo:

 

 


El texto debe no debe contener más de 2.000 caracteres.
.

Recordad que para contar los caracteres de un texto, podéis usar el menú Herramientas de Word o cualquier contador de caracteres en línea como estos:

 

 

 

Enviad vuestros textos en el espacio para los comentarios.

Para ver todo el taller de Creatividad literaria, pulsa AQUÍ.

.

.

. © El libro de mi creatividad literaria. Ediciones Obelisco

.

El libro de nuestro amor

EL LIBRO DE NUESTRO AMOR

*
Un libro
para escribir
en pareja
y conocerse mejor.
*
Ya que no se puede amar de verdad lo que no se conoce, completar entre dos El libro de nuestro amor ayuda a fortalecer los lazos que unen a cualquier pareja.
*
En sus páginas se proponen cientos de preguntas formuladas de modo que el libro puede ser escrito por cualquier pareja que se ame, independientemente de su edad, sexo o conocimientos.
*
libros para escribir y luego leer

  2 comments for “Propuesta 166 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

  1. Sandra Carriòn Estay
    11 mayo, 2017 at 23:30

    _ Que grande es esta casa… ¿No crees? _Dice Manuela
    _ Sì, un poco vieja _Responde Miguel
    _ No he visto a ningùn vecino aùn… ¿Deberìa ir a presentarme? _Le pregunta Manuela a Miguel
    _ No, no lo hagas.
    Manuela queda sola en su nueva casa. Sale a caminar por los alrededores, esperando encontrar a algùn habitante con quien entablar conversaciòn, pero no hallò a ninguna persona. Por tanto se dedicò a observar su entorno. El ambiente circundante era muy agradable; habìa un bandejòn empastado, que tenìa enormes àrboles frondosos de donde se oìa el bullicio de los pàjaros. Viò tambièn una plazoleta con columpios, resbalines y otros juegos infantiles, que le causò muy buena impresiòn. Le gustò lo que contemplò hasta que comenzò a oscurecer.
    Volviò a su casa y notò que en la casa de enfrente habìa movimiento, y mirò por la ventana sin preocuparse de ser vista, es màs, querìa ser vista por sus vecinos. Pero no eran muy amistosos y fueron un tanto desconsiderados, al

  2. Sandra Carriòn Estay
    16 mayo, 2017 at 00:43

    Los vecinos no parecìan muy amistosos, y aunque la luz del dìa no desaparecìa totalmente, era evidente que tenìan problemas elèctricos ya que no habìan encendido ningùn foco. Decidiò cruzar y ofrecer su ayuda. Tocò el timbre y este no sonò, entonces llamò… pero no saliò nadie. Sabìa que habìa gente dentro de la casa, pero no entendìa que ni se asomaran por una ventana.
    Se detuvo un automòvil justo a los pies de Manuela, y bajò de el una mujer de una edad similar a Manuela, simpàtica, muy conversadora y era la dueña de la casa.
    Abriò la puerta de la casa, para hacer pasar a Manuela que ya se habìa presentado como la feliz, nueva habitante del condominio y se encontraron con el tiradero de cosas en el recibidor, las luces no funcionaban y se sentìa que entraba una corriente de aire càlido por algùn sitio. ¡No se atrevìan a entrar màs adentro!, se dieron cuenta de que la casa habìa sido robada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *