Propuesta 170 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

taller de creatividad literaria-170Escribid una historia de máximo 2.500 caracteres contada por una jaula de pájaros cuyo ocupante acaba de morir.

 

© De El libro de mi creatividad literaria. Ediciones Obelisco

..

 
Recordad que para contar los caracteres de un texto, podéis usar el menú Herramientas de Word o cualquier contador de caracteres en línea como estos:

 

 

 

Enviad vuestros textos en el espacio para los comentarios.

Para ver todo el taller de Creatividad literaria, pulsa AQUÍ.

.

.

el libro <br><br> de todos <br><br>mis viajes

EL LIBRO DE TODOS MIS VIAJES
*
*

  3 comments for “Propuesta 170 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

  1. Cesar Augusto Miranda Arredondo
    21 febrero, 2017 at 03:38

    Te cuide desde que eras muy pequeño, te vi crecer, vi como cambiaba el color de tus plumas, sé que nunca te sentiste preso pero quería verte volar un día, me acostumbre a ti, a tu despertar, a tu dormir, a tu cantar y el agitar de tus alas.
    En un inicio me sentí como un opresor para ti, te sentías incomodo, y por primera vez me pese de ser como soy y no ser más amplio para ti, sin embargo pronto fui tu protector ante este mundo exterior me acostumbre a ti y tu a mí.
    Ayer te veías muy bien, hasta pensé que esos días de fatiga y pesadumbres eran sólo vanos tiempos pasajeros, sin embargo tus días plumados ya estaban acabando; día tras día poco a poco tu cantar era más débil, el brillo de tus alas se estaba desvaneciendo.
    Fue hoy, hoy fue el día en que tu dulce cantar ya no se oyó más, apenas me di cuenta, como una vela que se apaga, tu diminuto cuerpecito al fin cayó en mi base que ahora es tu lecho de muerte; cayó como un copo de nieve, como la hoja de un árbol, como una rosa en el jardín.
    Nadie se dio cuenta, nadie excepto yo, único testigo triste de tu cesar de esta breve existencia tuya. Ahora solo me queda contemplarte en mi interior y esperar a que un humano se de cuenta.

  2. Sandra Carriòn Estay
    27 abril, 2017 at 23:31

    Que silenciosa y vacia me han dejado. Nadie dirìa que soy la misma jaula de la que salìa tanta bulla ayer.
    Hace algùn tiempo, me engalanaron bastante: cambiaron comedero y bebedero, y tambièn las perchas y pusieron una bañera. Luego trajeron un par de canarios, que me habitaron sin ningùn problema. Vivìan, comìan, se bañaban, cantaban y dirìamos que eran muy felices. Luego de un tiempo, el canto de uno de ellos fue perdiendo fuerza y el colorido de sus plumas perdiò intensidad, hasta que no cantò màs y se cayò de la percha para no pararse màs. El compañero que quedo vivo, no volviò a ser como era antes, inquieto y revoltoso, su canto no era agradable, no invitaba a oirlo, era màs bien melancòlico y ruidoso. Y su lindo plumaje de ayer, se fue opacando, perdiò el brillo, y los comederos comenzaron a quedar llenos, su hambre se acabò, y la bañera quedo sin uso, no tenìa energias para bañarse. Fue decayendo un poco cada dìa, hasta dejarse morir de pena y soledad.
    Y aquì sigo yo, sin màs habitante que el silencio y la nostalgia de la alegria de antes.
    ¿Hasta cuàndo?… No lo sè…

  3. NegHro
    13 octubre, 2017 at 17:33

    Les dicen inseparables y aun así los separaron. El amor es más allá de lo que podemos entender y el canto que ya no es canto y el vuelo que ya no existe. La muerte es su nueva compañera, lenta y cruel y yo sin él pronto solo seré vacío e inservible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *