Propuesta 33 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

taller-de-creatividad-literaria-33Escribid en un máximo de 2.000 caracteres un relato sobre una mentira que cada vez se hace más grande.


Recordad que para contar los caracteres de un texto, podéis usar el menú Herramientas de Word o cualquier contador de caracteres en línea como estos:

 

 

 


Enviad vuestros textos en el espacio para los comentarios.

Para ver todo el taller de Creatividad literaria, pulsa AQUÍ.

 

El libro de mi creatividad literaria

EL LIBRO DE MI CREATIVIDAD LITERARIA
*
Un libro con más
de cien propuestas
para desarrollar tu creatividad
escribiendo historias.
*
Completar las más de cien propuestas de redacción de El libro de mi creatividad literaria ayuda a aumentar nuestra capacidad de invención y guía paso a paso para aprender a escribir historias originales y coherentes.
*

  5 comentarios en “Propuesta 33 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

  1. Azul Bernal
    8 Octubre, 2016 at 04:49

    Lo pensó bien, bueno, quizá no tanto. Esperó pacientemente, pistola en el bolsillo. El invitado, el intruso, llegó, tocó el timbre. Él abrió la puerta. -Iré directo al grano. Sé que mi mujer y tu son amantes, pero no, no te inquietes. La verdad es que sería para mi un alivio si te la llevas contigo. Mira, te doy las joyas, te vas con ellas, las vendes y le das una magnífica vida a mi mi mujer, a nuestra mujer. Yo, viviré libre al fin, reportaré las joyas como robadas, y recibiré una buena suma a cambio. Lo ves, así los dos ganamos.- Esl decían sus palabras, pero no sus ojos. Sacó la mano del bolsillo, pistola en mano, y le apuntó justo a la sien. -¿Te la creíste? ¿En verdad creíste que saldrías de aquí todo envuelto en joyas y acompañado por mi mujer? Fija tu mirada en el cañón. Ahora ve cómo impactan las balas en la pared.- Disparó dos veces, ambos impactos perforaron la piedra en la pared. -Ahora míralo directamente, pues esta bala es para ti. -Él pobre hombre temblaba, moriría a manos del esposo. ¿Qué sería ahora de su amada? Se oyó el disparo, pero ninguna bala salió de ahí. -Jajajaja. Ya ves el susto, es para que sepas lo que te pasarå si no es vuelta en este momento y sales para nunca más regresar. Lívido, pálido, dió la vuelta y salió en seguida, silencioso, temeroso.
    Dos días más tarde, al policía llegó. Nos han reportado un homicidio sucedido aquí hace dos días. Un vecino pasaba por afuera y escuchó tres disparos, justo unos minutos después de ver entrar en esta mansión al señor, López, que como ust s bien sabrá, porque ya todo el pueblo lo sabe, ha sido amante de su esposa. Y como el tal señor ha sido reportado como desaparecido, el vecino le vio entrar aquí y luego escuchó disparos, y la mucama reportó limpiar sangre en este misma habitación, queda usted detenido.- -Pero ¿cómo? ¡Aquí no ha sucedido nada!-¿ Y estos hoyos en la pared típicos de disparo?
    ¡Ah verdad! ¿Que sintió usted? Esto es para que no ande amenazando y asustando gente con su mentiras, porque ya ve, se le pueden regresar…

  2. Narradora de Cuentos
    8 Octubre, 2016 at 17:38

    Julia desesperada, me llamó aquella tarde poco después de abandonar descompuesta, la reunión del equipo de ventas…
    Desde hacía algo más de año y medio, me había confiado su affaire con Enric, director financiero de la entidad. Nunca me gustó ni él ni aquella historia, que con tantas posibilidades contaba de herir sin remedio, a mi querida compañera Julia. Pero el amor y la atracción, no eran potros que fueran fáciles de domar, y por supuesto desoyendo prudentes razones, se abandonó ciega y seducida a sus abrazos.

    Palabras de desasosiego y llanto, hablaban en ese instante por ella.
    Tras su breve monólogo y escuchar confusas quejas, volví a insistirle firme con incondicional cariño, que tocaba borrón y cuenta nueva, y que por favor olvidara de un plumazo, la absurda idea de llamar a su esposa. En su ceguera, no se daba cuenta, de que con esa peliculera acción, peligraba no ya su estabilidad emocional, sino también su continuidad en la empresa.

    El despecho anegaba con rabia su alma atormentada. Por más que la instará a abandonar funestos propósitos, hilvanaba ya la peregrina idea, de que filtrando y aflorando a la luz la historia, saltara el escándalo. Soñando en su desatino, como ” la otra “ultrajada, lo abandonaba a su destino. Que en su obstinada ceguera, por supuesto no era otro, que el abrigo de su celado abrazo.

    No pude más, me sacaba de quicio su quimera , la interrumpí impotente y la expeté … Julia reacciona, no te quiere !!!
    Su voz se apagó y me hablo entonces de imprevisto, la sintonía de su llamada cortada. Me apresuré a marcar su teléfono, pero su mentira le estaba ya ganando la batalla. El sonido de comunicar lo proclamaba a gritos…
    Desolada musité, no Julia no… No lo hagas!!!

    Julia entre tanto, omisa y sorda a mis palabras, creyendo una a una sus propias mentiras, marca obsesiva y nerviosa, el número de su envidiada ” enemiga”.

    Después del quinto insistente tono , una mano femenina descuelga la llamada…

    Narradora de Cuentos

    • Narradora de Cuentos
      8 Octubre, 2016 at 19:46

      Después del quinto insistente tono, una mano femenina descuelga y atiende la llamada…

  3. 8 Octubre, 2016 at 21:32

    La gran mayoría de nosotros alguna vez ha dicho “te quiero” siendo mentira. Como si no significase nada. Como si al día siguiente se pudiera olvidar, como si nada hubiese pasado. Pero a veces damos con una persona que pensará que todos los “te quiero” son sinceros, que nunca se miente con esas cosas. Sólo pido que si alguna vez nos encontramos con alguien así, no le mintamos. Porque sufriremos ambos. Porque después pensaremos cómo demonios hemos podido llegar a hacer algo así, cómo somos capaces de semejante atrocidad, sin siquiera sentir un atisbo de remordimiento. Y la mentira crecerá y crecerá y crecerá y crecerá hasta que nos ahoguemos y sea demasiado tarde para salir ilesos. Porque nadie sale ileso.
    Supongo que me llevado tantos golpes y he dado tantos golpes que me he vuelto escéptica al amor. Inlcuso al amor propio. A la felicidad.

  4. 23 Octubre, 2016 at 03:40

    El copo de nieve alertó a los habitantes de Villa Blanca. Los que lo vieron dieron la voz de alerta y, pronto, el resto de los ciudadanos salieron a las calles, con la mirada puesta en el aire entre las nubes y el horizonte.

    —¡Mira! ¡Hay más copos!
    —¡Dios mío! ¡Qué belleza!
    —¡Está nevando!

    Las voces se sucedían unas a otras o, a veces, sonaban simultáneas ante el espectáculo que apenas comenzaba.

    Los primeros copos rompían una sequía de tres años sin nevar, en Villa Blanca, y sus moradores crecían en felicidad. La noche trajo muchas visitas a la casa del alcalde del pueblo.

    —Don Jacinto, la nieve ya ha pegado en las calles —le informaba alguien, al alcalde—. Ya lleva un centímetro de espesor.
    —Fíjese, señor alcalde —dijo otro, minutos después—. La nieve ya ha subido 15 centímetros.

    Conforme pasaba el tiempo, más habitantes informaban de niveles superiores para la nieve, que subía a 20, 35, 52 y a 80 centímetros. El pueblo, al principio feliz por la nevada, se comenzó a alarmar cuando la atura de la nieve rebasó el metro de altura y seguía subiendo.

    Por su experiencia, los pobladores sabían que tanta nieve haría escasear las provisiones y ponía en riesgo las vías de comunicación.

    —Me dijeron que Bimbin ha quedado sepultado por la nieve —informó el recién llegado a la casa, acerca del pueblo vecino.
    —Ya han cerrado la carretera —dijo una mujer—. Como las otras ocasiones.

    Las noticias de pueblos y ciudades, afectados por el gran vórtice, seguían circulando en circunstancias cada vez más alarmantes. El clima resultó tan importante, que se había enfriado el contacto real con el mundo exterior.

    —Se congelaron las cataratas del Niágara —dijo uno.
    —También las del Iguazú —dijo otro.

    Hubo quien dijo que le habían mandado una foto de unos niños con patines de hielo en la dura superficie del Río Amazonas. Todos reconocieron que esa era la glaciación que temían.

    Nadie confirmaba los datos y la mentira creció como una bola de nieve, que se derritió cuando el alcalde asomó por la ventana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*