Propuesta 45 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

taller-de-creatividad-literaria-45Escribid una historia en un máximo de 2.000 caracteres en la que la vida de un hombre cambia por completo de repente.


Recordad que para contar los caracteres de un texto, podéis usar el menú Herramientas de Word o cualquier contador de caracteres en línea como estos:

 

 


Enviad vuestros textos en el espacio para los comentarios.

Para ver todo el taller de Creatividad literaria, pulsa AQUÍ.

 

El libro de mi creatividad literaria

EL LIBRO DE MI CREATIVIDAD LITERARIA
*
Un libro con más
de cien propuestas
para desarrollar tu creatividad
escribiendo historias.
*
Completar las más de cien propuestas de redacción de El libro de mi creatividad literaria ayuda a aumentar nuestra capacidad de invención y guía paso a paso para aprender a escribir historias originales y coherentes.
*

  6 comentarios en “Propuesta 45 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

  1. Narradora de Cuentos
    19 Octubre, 2016 at 01:32

    Se preguntaba que querían las mujeres, que había hecho mal. Y dándose impotente el mismo respuesta, se decía para sí, ” la trate como a una Reina” …
    Se acostó, sintiéndose pareja y padre de familia, construida paso a paso desde los tiernos 18 años, y aquella mañana de aniversario, en la que un día como aquel de hacía 27 años se prometieron ” en lo bueno y en lo malo, hasta que la muerte nos separe “, Teresa le escupía sin miramiento a la cara, que le dejaba por otro. Un otro para más in ri, con el que llevaba compartiendo mesa y mantel en Navidad, desde que podía recordar, pues era viejo conocido de la familia de su padre.

    El cielo se desplomo aquella mañana, literalmente en su cabeza. Dejándolo aprisionado y aplastado inmerso en el por qué ?

    Se armó de valor y habló con los dos, dispuesto a perdonar. Pero aquel nuevo
    “amor”, se cimentaba ya en una nueva placentera andadura, la de disfrutar de una vida sin restricciones económicas, que tanto habían perjudicado en aquel último año su relación.
    El “otro”, favorecido en los últimos tiempos por la Diosa Fortuna, y pavoneándose en su nuevo estatus de nuevo rico, había conquistado a Teresa, desde lo ampuloso de sus regalos, y de las tentadoras promesas del … No te faltará de nada !!!

    Curiosamente, el había amanecido, con el justo contrario traje en la piel, el de quién se siente y se sabe aún sin entenderlo, que ha perdido todo en su vida. Su mujer y por extensión, el poder seguir compartiendo el mismo techo con sus amadas hijas.

    Se preguntaba, en que justo momento la había perdido, para siempre …

    • Narradora de Cuentos
      19 Octubre, 2016 at 10:45

      Inri

      • Azul Bernal
        19 Octubre, 2016 at 13:51

        ¿Inri? Pobre hombre, pero claro, comienza la dichosa libertad…

  2. Azul Bernal
    19 Octubre, 2016 at 13:48

    Caminaba con los hombros caídos, la cabeza gacha, con pasos lentos que arrastraban sus pies. No podía creer su tristeza. ¡La vida estaba siendo tan injusta! El morral, un recuerdo del Perú, abultaba contar su cadera conteniendo la pila de cuentas por pagar… Y la notificación de su baja laboral. Los árboles se veían secos, tanto como su ánimo. Las nubes grises, el día cerrado y triste. Llegó hasta un café, en el interior el ruido era tremendo, así es que se sentó en la terraza para estar consigo mismo. Tomó entre sus manos la tristeza, la desmoronó hasta sentirse él mismo una migaja. Alzó la vista y observó a la gente. ¡Qué sinsentido! Pláticas triviales, sonrisas huecas, pura imágen. ¿Dónde dormiría ahora que no podría ya pagar el alquiler? Había vendido su piano, dejado su ropa en el locker de la central camionera, regalado todo lo que no podía cargar consigo. ¡Qué vacío! Se acercó la camarera a tomarle la orden. Él, con un gran esfuerzo, arrancó la mirada del piso, la subió pesadamente hasta verla para ordenar un café americano, de esos que incluían un pan, y se topó con unos ojos verdes, enormes, y una sonría divertida, llena de vida. ¿Quién era esta mujer? ¿Cómo podía la vida producir algo tan hermoso? Pidó su café con el corazón acelerado. Mientras ella se alejaba, pensó en la bendición que es estar vivo. Quería ponerse de pie y gritarle a todo el mundo que la vida valía la pena, pero los demás lo sabían, pues sonreían, charlaban, ¡estaban tan vivos! La mesera volvió con su café y una servilleta con un teléfono. ¡Le estaba dando su número! ¡Ah, qué bella y equilibrada era la vida! ¡Qué exhuberantes los árboles! ¡Qué hermosa la luz en el cielo! ¡Qué liberación haber salido de un trabajo tedioso y monótono! Hoy se abrían ante él todos los caminos! Sin posesiones, sin ataduras, pero ya con un amor en el horizonte…

    • Narradora de Cuentos
      19 Octubre, 2016 at 20:26

      La expresión “para más inri ” , se utiliza para destacar que la mala suerte o la desgracia se ha cebado con alguien …

      Tomó entre sus manos la tristeza, la desmoronó hasta sentirse èl mismo una migaja .
      Precioso !!!

  3. 31 Octubre, 2016 at 21:20

    —¡Qué hermosos colores de la lluvia! —dijo Fabián, mientras un par de gotas de sus ojos mimetizaban con el clima.
    —Pronto distinguirás más colores, matices y brillos —dijo el doctor mientras colocaba las vendas en un cesto.
    —¿De qué color es aquello que se mueve? —preguntó Fabián, señalando a las cortinas.
    —Es verde —respondió el lacónico doctor—. Verde esmeralda.

    Era la primera vez que Fabián veía al mundo con sus propios ojos a pesar de sus casi 30 años. Había nacido ciego y, aunque se movía bastante bien por el mundo, aún no había disfrutado su visión. Conocía el mundo de la visión a través de las palabras con las que muchas personas se expresan; pero había llegado el momento de conocer su verdadero significado visual. Los colores, las formas, los movimientos, los rostros ahora comenzarían a formar parte de su percepción del mundo.

    El médico se sentía conmocionado, pues nunca había colaborado para que un invidente de nacimiento comenzara a ver. La cirugía había sido compleja y ese resultado representaba todo un triunfo. La emoción de su paciente completaba su felicidad.

    Fabián supo que se acercaba la mujer que amaba cuando percibió el aroma que le precedía.

    — Buenos días —dijo esa voz tan familiar que ahora tenía un rostro para Fabián.
    —Buenos días, Alicia —respondió Fabián—. ¡Por fin te puedo ver y eres muy bella!
    —Me da gusto ver que estás bien —dijo la recién llegada al tiempo que bajó la mirada esquivando el abrazo del nuevo vidente.
    —¿Qué te pasa, amor? —Quiso saber por qué le parecía rara la voz de su amada.
    —¡No puedo! ¡No puedo! —Sollozó la joven y se aceleró a la salida de la habitación— ¡No puedo! No soy Alicia y… ¡Tú tienes sus ojos!
    —Pero… Espera —fue la réplica que ella ya no escuchó—… No entiendo.
    —Tuvimos que liberar la presión de tu nervio óptico —explicó el doctor—. Aprovechamos para hacerlo cuando tuvimos al donante de las córneas, así no tendríamos que hacer dos cirugías.
    —Pero…
    —Ella es gemela de Alicia. La donante de córneas fue tu novia —fue la respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*