Propuesta 62 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

taller-de-creatividad-literaria-62Imaginad la historia de un amor imposible que se desarrolla en el siglo XVIII y escribid en un máximo de 1.500 caracteres un episodio en el que haya un encuentro fortuito entre los dos.

 

 

Recordad que para contar los caracteres de un texto, podéis usar el menú Herramientas de Word o cualquier contador de caracteres en línea como estos:

 

 


Enviad vuestros textos en el espacio para los comentarios.

Para ver todo el taller de Creatividad literaria, pulsa AQUÍ.

 

 

.

 . © El libro de mi creatividad literaria. Ediciones Obelisco

El libro de mi creatividad literaria

EL LIBRO DE MI CREATIVIDAD LITERARIA
*
Un libro con más
de cien propuestas
para desarrollar tu creatividad
escribiendo historias.
*
Completar las más de cien propuestas de redacción de El libro de mi creatividad literaria ayuda a aumentar nuestra capacidad de invención y guía paso a paso para aprender a escribir historias originales y coherentes.
*

  1 comentario en “Propuesta 62 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

  1. Narradora de Cuentos
    5 Noviembre, 2016 at 21:38

    Abandonó el salón de baile incapaz de eludir su mirada y se refugió abatida en la biblioteca de tío Spencer. La habitación en penumbra le permitió desatar el nudo que atenazaba su garganta y rompió desconsolada en llanto. ¿Por qué ? , ¿ Por qué ? Por qué ?, Por qué, las antiguas rencillas de la familia, se interponían maliciosas, impidiéndoles vivir su amor… No hallaba respuesta…
    Intentó sosegarse buscando refugio, en las obras que encerraba la vetusta librería, orgullo de tío Spencer, cuando precipitadamente se abrió la puerta y apareció Gregor. Más que verlo lo adivinó , su porte y ademanes eran inconfundibles para ella, con los ojos tristes y el corazón contento esbozó una tenue sonrisa, que suplicante le instó a que se acercara.
    El sorprendido todavía, de que los dos hubieran buscado el mismo fortuito refugio, quedó momentáneamente inerte y dubitativo. Sabía que acercarse a ella pondría en peligro, la promesa que se había hecho así mismo, de respetar los designios que sus familias habían impuesto para ellos.
    Obviando sensatas razones, sus pies sin previo permiso, salvaron el abismo que se erigía entre los dos, y allí quedó, subyugado y suspendido en sus pupilas, librando una batalla personal que atara en corto, su irrefrenable deseo. Ella, sufriendo su propia encrucijada, con el pecho agitado, se abandonó sin poder evitarlo en sus brazos.
    Sus bocas no tuvieron ya elección. Fundiéndose en un beso sellaron sin remedio, un amor más fuerte que la incomprensión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*