Propuesta 69 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

taller-de-creatividad-literaria-69Imaginad esta escena en la calle: “Parado en un semáforo, hay un coche viejo y recién pintado. Cuando arranca, una bicicleta pasa rozando la puerta del vehículo”.

 


Redactad en un máximo de 1.500 caracteres cómo contaría ese momento el coche si pudiera escribir.

 

Recordad que para contar los caracteres de un texto, podéis usar el menú Herramientas de Word o cualquier contador de caracteres en línea como estos:

 

 


Enviad vuestros textos en el espacio para los comentarios.

Para ver todo el taller de Creatividad literaria, pulsa AQUÍ.

 

 

.

 . © El libro de mi creatividad literaria. Ediciones Obelisco

.

El libro de mi creatividad literaria

EL LIBRO DE MI CREATIVIDAD LITERARIA
*
Un libro con más
de cien propuestas
para desarrollar tu creatividad
escribiendo historias.
*
Completar las más de cien propuestas de redacción de El libro de mi creatividad literaria ayuda a aumentar nuestra capacidad de invención y guía paso a paso para aprender a escribir historias originales y coherentes.
*

  2 comentarios en “Propuesta 69 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

  1. 13 Noviembre, 2016 at 04:08

    En tardes como esta, el rojo es mi color favorito. Los años no pasan en balde. Siempre cobran la factura. Esa luz roja, frente a mí, me ayuda a tomar un respiro después del tramo que he tenido que correr. Estoy contento. Quiero decir: estoy radiante de felicidad. ¡Y de color!

    Hoy he estrenado mi nueva apariencia. Ayer tenía con color insípido que ya olía a viejo. Ahora me siento nuevo otra vez. ¡Estoy radiante! Lo siento, eso ya lo había dicho. Suelo repetir las cosas, como mis ruedas. Mi nuevo color rojo me hace ver radiante y muy nuevo. Soy joven otra vez.

    La luz cambió. Verde. Hora de arrancar. ¡Ay! ¡Ay! ¡Algo lastimó mi costado! Es esa bicicleta que huye. Ese repartidor no se debe escapar. Su pedal dibuja un círculo rojo con el movimiento. Ese es el agresor. Ese pedal… Ese pedal… Se ha perdido en el tráfico. ¡Allá va!

    ¡Oh! Se ha metido en el callejón. Será imposible darle alcance sin maltratarme. De cualquier manera solo es un rayón. El resto de mi pintura es nueva. Sigo estando rejuvenecido ¿Qué sería de nosotros sin esos pequeños trofeos de la guerra del asfalto?

    ¡Estoy listo! ¡Listo para nuevas batallas! ¡Sigamos en el camino!

  2. Narradora de Cuentos
    14 Noviembre, 2016 at 18:06

    Después de años de poco lustre, me sentía pletórico, nunca imaginé que con mis años un poco de pintura me hiciera lucir tan bien… Por un instante parado en el semáforo rememoré, aquel día tanto tiempo atrás, en el que el Sr.Fabián no podía contener la emoción viendo el rostro de su hija Lorea mezcla de sorpresa y felicidad al enseñarle su regalo de cumpleaños y de fin de carrera…
    Parece ser que fui todo un acontecimiento cuando llegué a sus vidas !!! Fue el inicio de una vida placentera, conmigo aprendieron a conducir las cuatro hijas del Sr.Fabián y por lo visto pasé a ser para ellos, un valor emocional. La verdad es que ninguno de mis homónimos, y eran unos cuantos los vehículos adquiridos por la familia Armendia, había contado con el afecto que me tuvieron todos a pesar de los años transcurridos…

    Sobresaltado, volví a la realidad al sentir que me arañaban, más allá de la portezuela derecha, el corazón. Sabía de la ilusión con que la Sra.Lorea, había ” maquillado ” de nuevo, mi vieja estampa y del disgusto que le acababa de dar, a buen seguro ahora a la pobre, ese ciclista al dejar estampada su firma con el manillar, rebasándonos como un loco a toda prisa. No tendría ocasión, pero de haberla tenido le hubiera regañado con ganas a aquel muchacho inconsciente, que en apenas un segundo había hecho pedazos la ilusión de un viejo carro y lo que es peor la ilusión de mi querida Sra. Lorea , que rejuveneciendome a mi, era como si ella volviera a lucir como a sus espléndidos veinte años …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*