Propuesta 80 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

taller-de-creatividad-literaria-80Escribid en un máximo de 2.000 caracteres una historia que se desarrolle entera durante una mudanza de domicilio.
.

Recordad que para contar los caracteres de un texto, podéis usar el menú Herramientas de Word o cualquier contador de caracteres en línea como estos:

 

 


Enviad vuestros textos en el espacio para los comentarios.

Para ver todo el taller de Creatividad literaria, pulsa AQUÍ.

.

.

El libro de mi creatividad literaria

EL LIBRO DE MI CREATIVIDAD LITERARIA
*
Un libro con más
de cien propuestas
para desarrollar tu creatividad
escribiendo historias.
*
Completar las más de cien propuestas de redacción de El libro de mi creatividad literaria ayuda a aumentar nuestra capacidad de invención y guía paso a paso para aprender a escribir historias originales y coherentes.
*

  1 comment for “Propuesta 80 – Taller de CREATIVIDAD LITERARIA

  1. Narradora de Cuentos
    24 Noviembre, 2016 at 20:25

    Era un 20 de Mayo allá por el año 2001, apenas faltaban unos pocos días para que cumpliera mi primer año de vida. En un momento en el que mi liviana y menuda existencia, tenía que ceñirse tan solo a lactancia, vigilias de sueño, baños y paseos. Me enrolaron en la avezada aventura de vivir en primera instancia una mudanza… De repente y sin pedirme permiso, todo mi mundo y entorno, acababa en laboriosas y diestras manos, que ágiles y dispuestas desmembraban en un plis plas, mi protegida y mimada cotidianidad…
    Mis ojos desinteresados, sumidos en la inocente dicha, no atendían a la vertiginosa jornada, en la que muebles, cuadros, adornos y demás enseres, parecieron cobrar vida propia y replegándose entre mantas, cintas de embalar, cuerdas , y locos trasiegos, acabaron hacinados y alguno, maltrecho, entre las cuatro paredes del enorme camión.
    Un par de hombretones se cuidaron de todo, mientras papá solicitó controlaba la buena marcha de la operación y mamá con dualidad pasmosa, se ocupaba de mi y de supervisar con ojo avizor, que todo quedara perfecto.
    Aquel día fuí la atracción, aquellos fornidos chicos, habían bregado con mil situaciones, desmontando y montando hogares, pero a ciencia cierta que no habían lidiado al unísono, con taquillones, sofás, lámparas, camas y sillas y los dicharacheros reclamos en forma de llanto, que cada tanto, me permití salpicar, con efímero encanto.
    El seno de mamá seguía siendo alimento y hogar, así que afronte valiente el cambio de ámbito…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*